PERÍMETRO DE EXCLUSIÓN: “UN PRIMER PASO PARA REGULAR LO QUE HOY ESTÁ DESREGULADO” Y “EXIGIR MEJORAS QUE HOY DÍA NO EXISTEN”

Por JUAN FERNANDO ESPINOSA SÁNCHEZ.

 

  • Así describió el Subsecretario de Transportes, Cristóbal Pineda, la implementación de un corredor regulado para los operadores de las provincias de Melipilla y Talagante.

 

Con un presupuesto inédito por la cantidad de recursos y por su destinación especial hacia nuestra zona, el reciente anuncio de un perímetro de exclusión para los operadores del transporte público de pasajeros, pasó del titular a la letra chica hace algunos días, con la visita del Subsecretario de Transportes, Cristóbal Pineda, quien junto a la Delegada Presidencial de Talagante, Stephanie Duarte, y el Sermitt, Roberto Santa Cruz, explicaron los detalles de este nuevo marco regulatorio.

Un paso que no había sido dado

“Este es un gran paso para la ciudadanía, para las personas que utilizan este servicio porque, justamente, al estar regulado va ser el ministerio el que va a tener en consideración las necesidades de las personas y, por supuesto, va a incorporar esto en los planes de operación”, subrayó el Subsecretario Pineda sobre este anuncio.  Precisó que serán 4 mil 500 millones de pesos anuales que el Ministerio de Transportes invertirá en esta regulación, gracias a una ley específica de compensación que otorga un subsidio a los operadores, pero establece reglas de funcionamiento.

“Con las condiciones que nosotros vamos a exigir, y en caso de que ellos no cumplan, el ministerio tiene atribuciones, por ejemplo, de hacer descuentos.  Por ejemplo, si no sacan los buses o no cumplen con el programa de operación, y en caso extremo de incumplimiento, se pueden reemplazar a los operadores por otros nuevos”, ejemplificó Cristóbal Pineda.  “Ellos firman un contrato –añadió-, por lo tanto si ellos no cumplen el contrato, a nosotros se nos faculta, primero, a hacer descuentos de este subsidio y, como decía anteriormente, a reemplazar a estos operadores”.

El perímetro de exclusión para las provincias de Melipilla y Talagante será operado por siete empresas y  frente a la consulta si hay alguna empresa nueva a las ya existentes, el Subsecretario de Transportes aseguró que no hay ningún operador distinto, pero aclaró que se trata de un primer contrato.  “Es un acuerdo por 5 años, al término de los 5 años, lo que indica la ley, es que tiene que haber una nueva licitación, por lo tanto el contrato que hoy día estamos firmando con los operadores tiene una duración de 5 años y estamos confiados que esto sí va a mejorar las condiciones y la calidad del servicio de cara a la gente”, acotó la autoridad.

¿Sueldo asegurado o por boleto cortado?

Una de las situaciones críticas que presenta el actual sistema que opera en la zona, estriba en el tipo de remuneración de los conductores, cuya principal fuente proviene del boleto cortado, a diferencia del sistema Transantiago en el cual los choferes tienen ingreso asegurado y no dependen ni del valor del pasaje ni de la cantidad de pasajeros que recogen a lo largo del tramo.  Lamentablemente para choferes y quienes pagan una tarifa diferenciada -como los estudiantes-, este problema no es corregido por el perímetro de exclusión.

“En este caso los contratos son entre el Ministerio de Transportes y los operadores, la relación que tengan los operadores con sus trabajadores, obviamente, queda en el ámbito de la esfera privada entre dos partes”, precisó al respecto Cristóbal Pineda.  A juicio del Subsecretario esta situación se supera mediante el reclamo por parte de un estudiante o de un adulto mayor que paga un pasaje rebajado y que puede ser objeto de discriminación o mal trato como usuario del transporte público de pasajeros.

“Hay una página web para eso, que es transportesescucha.cl y de esa manera también nos faculta a nosotros a incorporar sanciones en caso que no se cumpla efectivamente el cobro de la tarifa y esto corre tanto para estudiantes, adultos mayores, y también tarifa completa o tarifa adulto.   Cualquier persona puede interponer un reclamo, nosotros lo acogemos y tenemos la facultad de imponer sanción en caso de que eso no se cumpla”, dijo Cristóbal Pineda y explicó que también seguirá regulando el valor del pasaje escolar la distancia que recorra el estudiante, considerando que el umbral es de 50 kilómetros.

“Eso tiene que estar debidamente identificado y los 50 kilómetros se tienen que respetar porque es una reglamentación que tenemos como ministerio.  Bajo los 50 kilómetros lo que corresponde es un descuento a los escolares de un tercio de la tarifa de adulto y sobre eso los descuentos pueden ser 50%, 75%, dependiendo del tipo recorrido, pero tiene que estar claramente establecido.  Y, en caso de que eso no ocurra, el ministerio puede imponer sanciones a los operadores”, explicó el alto personero de gobierno.

Frecuencias y horarios serán fiscalizados por GPS

Según la autoridad con este sistema se evita el síndrome de los paraderos atochados, pues quedan reguladas frecuencia,  trazado y tarifa, mediante la incorporación de GPS en los buses por contrato.  “Esto tiene dos ramificaciones: primero, nos permite a nosotros como ministerio fiscalizar que efectivamente los buses estén funcionando donde debe ser, que es en la calle.  Si eso no ocurre, hay descuentos asociados.   Pero esta información de los GPS también la pueden usar los usuarios mediante una aplicación, que es la aplicación red regional, que les permite saber en cuánto minutos va a pasar el bus”.

A juicio del Subsecretario de Transportes con esta herramienta “bajamos la ansiedad de los usuarios” y “pueden planificar sus viajes”, en tanto, el operador es monitoreado y queda sujeto a sanciones en caso de incumplimiento de contrato.  Al respecto, Cristóbal Pineda detalló que existen distintos tipos de sanciones, siendo la más básica el descuento por servicio no prestado o falta de frecuencia, pero añadió que hay otra más drástica que se adopta a partir de lo que se llama “ranking de cumplimiento”.

“Al cabo un año –detalló- se evalúan todas las líneas y aquellas, por ejemplo, que estén bajo del 70% de cumplimiento, inmediatamente quedan canceladas y eso significa que tenemos que buscar nuevos operadores para que puedan cumplir esas líneas, que pueden ser los mismos operadores de otras líneas o puede ser un operador externo, pero lo bueno que tiene esto es que están sujetos a la regulación y nos permite sacar malos operadores, que esperamos que no sea el caso, porque estamos confiados en los operadores de acá”, precisó el Subsecretario de Transportes.

¿Pasaje integrado con el Metro o Transantiago?

Consultado sobre la demanda de grupos, como BIP para Talagante, Cristóbal Pineda explicó que la integración tarifaria tiene un costo “mucho mayor” y aunque concordó que es una mejora entendible se requiere de un proyecto de ley, que el gobierno ha llamado “ley larga de subsidio” e indicó que “hay un compromiso” por parte del Ministerio de Transportes “de presentar ese proyecto de ley durante el primer semestre al Congreso” con la finalidad de contar con “un financiamiento permanente al transporte público que nos permita hacer ese tipo de mejoras”.

“Este es un primer paso para regular lo que hoy esta desregulado, pero esto también este es un primer paso para poder exigir mejoras que hoy día no existen (…).  Esto también abre la puerta, por ejemplo, a incorporar buses eléctricos en un futuro, al estar en una regulación nosotros sí podemos y tenemos programas especiales de electromovilidad para operaciones bajo una regulación como la que hoy día estamos implementando, entonces es un primer paso para, primero, regular lo que hoy día no está regulado, pero también para incorporar mejoras en el futuro”, subrayó el Subsecretario Cristóbal Pineda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *